La Opresión de Puerto Rico: The Times, Washington D.C. (1900)

Compártelo:

The Oppression of Porto Rico, The Times, August 5, 1900.

La Opresión de Puerto Rico
(Comentarios nuestros en Verde)

Nuestros envíos relataron ayer cómo doscientos miserables habitantes hambrientos del aún no organizado (incorporado) territorio americano de Porto Rico, marcharon en procesión desde un punto interior a treinta millas a San Juan encabezados por una mujer demacrada que lleva una bandera estadounidense (tratando de ganarse su simpatía). Estos pobres peregrinos tardaron dos días en realizar el viaje, durante todo el tiempo estuvieron sin comida. Su objetivo al arrastrar así sus cuerpos moribundos por todo el país era llegar a la presencia del Procónsul Imperial Allen y rogarle por pan o trabajo. (el escritor no aprecia la invasión imperialista de la provincia española de Puerto Rico)

La prontitud con la que el Gobernador se reunió con estas personas y prometió dejarles empezar a trabajar en las carreteras del Gobierno, en términos para ser resueltos por el contratista de Nueva York, es suficiente evidencia, si no tuviéramos ninguna otra, de la alarma ocasionada en los círculos de la Administración por esta inauguración formal del movimiento de pan o trabajo de Porto Rico. Ninguna persona en el mundo es tan fácil de impresionar y convencer por las lecciones objetivas como lo es el pueblo estadounidense. Ya saben demasiado sobre las causas de la angustia en nuestra posesión tiranizada de las Indias Occidentales para no reconocer la indignación que se puso sobre sus desafortunados habitantes en beneficio del azúcar, el tabaco, el ron, y tal vez uno o dos fideicomisos más y sin los cuales el primero sería próspero y no moriría de hambre. (el escritor indica que los estadounidenses ya saben demasiado de que quien causa las angustias en Puerto Rico es el mismo EE.UU.)

Cuando el pueblo de Porto Rico con mucho gusto (sin remedio) saludó y aceptó lealmente (siempre ha sido un pueblo civilizado) nuestra bandera y soberanía se les prometió el pleno disfrute de la libertad estadounidense y las instituciones estadounidenses (nada de eso hasta el presente). Hasta febrero del año actual (1900) no hay duda de que el presidente McKinley suponía que esta promesa debía cumplirse. Después de un cuidadoso estudio del tema ayudado por las opiniones escritas de sus asesores jurídicos y después de asegurar las opiniones de los principales abogados constitucionales había llegado a la conclusión definitiva de que con la ratificación del Tratado de Paz con España, Porto Rico se convirtió en una parte integral de los Estados Unidos y que la Constitución de los Estados Unidos a partir de entonces se extendió instantáneamente sobre la isla ex proprio vigore. (la Constitución de EEUU no aplica en su totalidad a Puerto Rico, esto ha permitido discriminación sistémica por más de un siglo) En su mensaje anual transmitido al Congreso en diciembre de 1899 declaró que era nuestro deber dar libre comercio a Porto Rico y, en cumplimiento de esa declaración, el Presidente republicano del Comité de Medios y Formas de la Cámara de Representantes presentó un proyecto de ley para darle efecto. (hicieron todo lo contrario) Sereno E. Payne fue el autor e introductor de la medida y la explicó a un constituyente pro monopolio, como una necesidad, dado que el libre comercio entre las diversas partes de los Estados Unidos había sido concedidos a todos los demás Estados y Territorios incluso a Alaska, aún no organizado en un Territorio.

Si el libre comercio no hubiera sido un derecho evidente de Porto Rico en su nueva relación política bajo el claro mandato de la Constitución, habría sido exigido por cada consideración de justicia y decencia. (se exigió, pero la retirada de la nacionalidad española desprotegió a los puertorriqueños) Al luchar por Cuba y Porto Rico, contra España, destruimos absolutamente el comercio rentable que Porto Rico había llevado a cabo anteriormente con la otra colonia y su país de origen. (Cuba no era una colonia, tampoco Puerto Rico, eran Provincias de Ultramar con Senadores y Diputados en el Parlamento de España, de manera arrogante los estadounidenses trasladan su experiencia con la amoral Inglaterra a la experiencia de Cuba y Puerto Rico con España; España ES el País de Origen de Puerto Rico) Privamos a los productores de Porto Rico de sus antiguos mercados y luego los sacamos de los nuestros por medio del Arancel Dingley. McKinley originalmente propuso haberlo subsanado por acción del Congreso, aunque si hubiera elegido podría haber logrado lo mismo por proclamación ejecutiva. (Efectivamente, le cerraron todos los mercados a Puerto Rico y encarecieron las exportaciones de la Isla hacia EEUU con la Tarifa Dingley, el efecto: empobrecer a todo Puerto Rico y crear una hambruna generalizada)

Haz clic para acceder a Oppression-1.pdf

The Times,  15 Agosto 1900. Washington, D.C.,  USA.
The Oppression of Porto Rico, The Times, August 5, 1900.

La ratificación del Tratado de París hizo de Porto Rico una parte constitucional del país tanto como Texas y Wisconsin son partes de ella y sólo era necesario para que el Presidente anuncie oficialmente el hecho de poner fin al asunto. (Decidieron tratar a Puerto Rico partiendo del supremacismo y menospreciando los derechos humanos de los puertorriqueños, como aún hacen hoy día con las minorías en su país. Puerto Rico NO ES Estados Unidos) Decidió (McKinley) esquivar la oportunidad y el deber de su posición y lanzar la responsabilidad sobre el Congreso, pero no antes se antepuso el proyecto de ley de libre comercio Payne a la Cámara de Representantes que los representantes de los fideicomisos que monopolizan el comercio en productos básicos idénticos a los producidos en Porto Rico pusieron presión sobre la Casa Blanca y la casa amarilla habitada por Hanna, jurando que a menos que se haya erigido una barrera arancelaria contra Porto Rico a pesar de las promesas o de justa disposición de la Constitución no habría contribuciones de campaña republicana en 1900 que representen el petróleo, el tabaco de azúcar o el ron. Entonces fue que la administración se volvió alta y corrió. (Podría alegarse por algunos que estos grupos de influencia sólo protegían sus intereses, pero Hawaii tenía producción agrícola similar a la de Puerto Rico, sin embargo allí los estadounidenses eran la clase dominante, y después de ser derrocada su Reina en 1898, fué convertido en Territorio Incorporado en el 1900 y se le dió libre comercio, Puerto Rico nunca ha sido Incorporado y aún se le restringe el libre comercio)


Hawaiipr

«La hermana desafortunada: un caso de discriminación injusta». Una triste mujer de Puerto Rico observa cómo el presidente McKinley pasa, llevando a una mujer bien vestida de Hawái y al tío Sam en un buggy con la etiqueta «Libre Comercio».
Revista Puck #47 (25 de abril de 1900).

«Nuestro deber evidente» fue violado de inmediato y la ley fundamental del país desafiada en una orden a las criaturas fiduciadas y monopólicas en el Congreso para preparar y atascarse a través de la hipócrita y despreciable factura arancelaria Payne-Voraker Porto Rican. Se hizo, y el hambre en Porto Rico es el resultado neto. La ley, mientras pretende hacer una gran concesión de las tasas máximas de Dingley,  pone la prohibición de las producciones de Porto Rico lo suficientemente alta como para que los agricultores nativos no puedan vender sus materias primas con un beneficio y para que la industria de fabricación de cigarros y cigarrillos de la isla sea totalmente Destruida. Que el sistema fiscal que se les impuso es un mal acto, por razones de economía y equidad es evidente y la indignación se vuelve más flagrante e intolerable cuando se recuerda que se está infligiendo a «americanos» inocentes de cualquier error, en contravención plena de la Constitución. (repetimos: los puertorriqueños no fuimos ciudadanos de EEUU sino hasta el 1917, estábamos mucho menos protegidos contra los atropellos de EEUU que hoy día en que la Constitución no cubre en su totalidad y permite la discriminación)

Los autores de esta inhumanidad pretenden que la cuestión constitucional en este asunto es sólo una pregunta discutible. Pero al usar todos los trucos y dispositivos disponibles para evitar que se presente este asunto ante la Corte Suprema han demostrado que reconocen el insostenimiento de su posición y exponen su conocimiento de que los derechos constitucionales básicos de los portoriqueños les serán asegurados a ellos toda vez que un caso cubriendo el asunto puede presentarse ante un tribunal como última opción. (el caso fué a la Corte, los Casos Insulares por una Corte Suprema conservadora, supremacista, legitimaron la discriminación contra Puerto Rico y los demás territorios, relegándolos a un limbo colonial sin salida)


insular+(1)

«Los Casos Insulares de la Corte Suprema de EEUU: son la Racionalización LEGAL Racista para el Imperio y sus Colonias»
En la Foto: Presidente McKinley Circa 1900

Además del delito de imponer deliberadamente condiciones de pobreza abyecta y hambre sobre Porto Rico, otra maldad que se ha perpetrado es el tratamiento de los isleños como un pueblo abyecto sin derechos civiles inherentes y gobernados como una Colonia de la Corona (otra vez traen a colación su experiencia con Inglaterra) para ser explotada y saqueada por la combinación del fideicomiso en asociación con la Administración. (la Teoría del Destino Manifiesto del hombre blanco Anglosajón protestante en funcionamiento)

Si no hubiera ningún otro tema en la campaña actual este solo debería ser suficiente para expulsar a Hanna y sus asociados de su lugar y privarlos para siempre del poder de las travesuras públicas y las fechorías.

«Las Colonias NO se tienen para hacer Caridad.
EE. UU. NO Procuró el Bienestar
de los Puertorriqueños
al Invadir la Provincia de Puerto Rico, sino el Suyo»

El Negocio Ante Todo

Versión Original (Inglés):

THE OPPRESSION OF PORTO RICO

Our despatches yesterday related how two hundred miserable starving denizens of the American territory of Porto Rico not yet organized, marched in procession from an interior point thirty miles to San Juan headed by an emaciated woman carrying an American flag. It took these poor pilgrims two days to accomplish the journey during all of which time they were without food. Their object in thus dragging their dying bodies across the country was to reach the presence of the Imperial Proconsul Allen and beg him for bread or work.

The promptness with which the Crown Governor met these people and promised to let them break stone on the Government roads on terms to be settled by the New York contractor is evidence enough, if we were without any other, of the alarm occasioned in Administration circles by this formal inauguration of the Porto Rican bread or work movement. No people in the world are as easily reached and convinced by object lessons as are the American people. Already they know too much about the causes of distress in our tyrannized West Indian possession not to recognize the outrage put upon its unfortunate inhabitants for the benefit of the sugar, tobacco, rum, and perhaps one or two other trusts and without which the former would be prosperous and not starving.

When the people of Porto Rico gladly hailed and loyally accepted our flag and sovereignty they were promised the full enjoyment of American liberty and American institutions. Up to February of the present year, there is no doubt that President McKinley supposed this pledge was to be fulfilled. After careful study of the subject aided by the written opinions of his legal advisers and after securing the views of leading constitutional lawyers he had reached the definite conclusion that with the ratification of the Peace Treaty with Spain Porto Rico became an integral part of the United States and that the Constitution of the United States thereupon instantly extended over the island ex proprio vigore. In his annual message transmitted to Congress in December 1899, he declared it to be our plain duty to give free trade to Porto Rico, and in pursuance of that declaration, the Republican Chairman of the House Ways and Means Committee introduced a bill to give it Effect. Sereno E Payne was the author and introducer of the measure and he explained it to a pro monopoly constituent as a necessity since free trade between the various parts of the United States had been accorded to all the other States and Territories and to Alaska, not yet organized into a Territory.

If free trade had not been an obvious right of Porto Rico in its new political relation under the clear mandate of the Constitution it would have been demanded by every consideration of Justice and decency. By wrestling Cuba and Porto Rico from Spain we absolutely destroyed the profitable trade which Porto Rico previously had carried on with the other colony and their home country. We deprived the Porto Rican producers of their old markets and then shut them out of ours by means of the Dingley Tariff. This condition Mr. McKinley originally proposed to have remedied by Congressional action although if he had chosen he might have accomplished the same thing by executive proclamation.

Ratification of the Treaty of Paris made Porto Rico constitutionally a part of the country as much as Texas and Wisconsin are parts of it and it was only necessary for the President to announce the fact officially to end the matter. He chose to dodge hat opportunity and duty and to throw the responsibility upon Congress but no sooner was the Payne free trade bill before the House than the representatives of the trusts which monopolize trade In commodities identical with those produced In Porto Rico swooped down upon the White House and the yellow house inhabited by Hanna swearing that unless a tariff barrier was erected against Porto Rico in spite of pledges or of justice or of the prohibitive provision of the Constitution there would be no Republican campaign contributions in 1900 representing oil, sugar tobacco or rum. Then it was that the Administration turned tall and ran.

¨Our plain duty¨ was at once violated and the fundamental law of the land defied in an order to the trust and monopoly creatures in Congress to prepare and jam through the hypocritical and despicable Payne-Voraker Porto Rican tariff bill. It was done, and starvation in Porto Rico is the net result. The law while it pretends to make a great concession from maximum Dingley rates yet places the prohibition of Porto Rican productions high enough so that the native farmers can not sell their raw materials at a profit and so that the island cigar and cigarette manufacturing industry is utterly destroyed. That the fiscal system thus imposed upon them is wrong on grounds of economy and equity is self-evident and the outrage becomes the more flagrant and intolerable when it is remembered it is being inflicted upon American people Innocent of any wrong, in flat contravention of the Constitution.

The authors of this inhumanity pretend that the constitutional question in the connection is only a moot question. But in using every available trick and device to prevent it from coming before the Supreme Court they have shown that they recognize the untenableness of their position and expose their knowledge that the basic constitutional rights of the Porto Ricans will be secured to them whenever a case covering the ground can be passed upon b the tribunal of last resort. In addition to the crime of deliberately imposing conditions of abject poverty and starvation upon Porto Rico another wickedness has been perpetrated in treating the islanders as an abject people without inherent civil rights and governing them as a Crown Colony to be exploited and looted by the trust combination in partnership with the Administration.

If there were no other issue in the present campaign this one alone ought to be sufficient to drive Hanna and his associates from the place and to deprive them forever of the power of public mischief and wrongdoing.

Fuente: The Times,  15 Agosto 1900. Washington, D.C.,  USA.
The Oppression of Porto Rico, The Times, August 5, 1900.


Enlaces Relacionados:

 

La Deslealtad y el Desdén en el Trato de EEUU hacia Puerto Rico (1898…?)

Puerto Rico: El Hambre, la Depreciación de la Propiedad, Pretensiones de los Isleños (1905)


#Reunificacionistas #Adelante #PRexit
🇵🇷🇪🇸🇪🇺 Puerto Rico / España / Unión Europea

img_manifesto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas