Cómo las Colonias pueden Liberarse Gravando Propiedades Inmobiliarias

Plataforma Adelante Reunificacionistas
Programa para la Comunidad Autónoma de Puerto Rico

Grecia, Haití y Puerto Rico tienen algo importante en común: Son Colonias….¿Como Dice?

Puerto Rico comenzó como parte del Virreinato de Nueva España, luego se convirtió en una Provincia Española para convertirse después en la Primera Autonomía de España (Carta Autonómica 1897). Fué luego adquirida mediante coacción tras la Guerra Hispanoaestadounidense por los Estados Unidos como exigencia, a la manera de un “regalo con la compra” de Filipinas en 1898, convertida en Colonia y atrapada como tal desde el Primer Día del Traspaso de Soberanía y hasta hoy día, 120 años más tarde.

Grecia y Haití (en sí una antigua colonia de Francia) se han convertido en colonias de deudas de los bancos multinacionales y sus gobiernos de apoyo. En los tres, la riqueza es muy desigual. La mayoría de la tierra, y la mejor tierra, es propiedad o está bajo el control de nativos ausentes o de organizaciones externas: corporaciones, bancos o gobiernos extranjeros. El gobierno local es corrupto, incompetente y está obligado a los de afuera si no es realmente controlado por ellos. Hay un doble efecto neto. Por un lado, hay una fuga continua de capital de trabajo y mano de obra hacia el exterior, a medida que las rentas, los intereses, las ganancias fluyen y los jóvenes emigran. Por otro lado, el proceso de extracción paraliza la economía, cortando el capital de trabajo y matando los incentivos laborales. El gobierno local no puede o no brindará servicios adecuados debido a la corrupción y la falta de dinero de los impuestos. Metafóricamente, estas colonias están siendo desangradas.

Supongamos que un gobierno de reforma llegara al poder en estos lugares y supusiera que podría evitar las amenazas extranjeras. ¿Cómo podría detener el sangrado?

Los nuevos colonos en el Siglo 19 º de Estados Unidos se enfrentaron a un problema similar. Los ausentes, a menudo compañías ferroviarias, se quedaron con grandes pedazos de buena tierra. La dispersión resultante dificultó la construcción de obras públicas, como presas y canales de riego. Mientras tanto, los ferrocarriles cobraban exorbitantes tasas de monopolio para enviar los granos de los colonos al mercado. La solución: gravar el valor de la propiedad en el distrito. Debido a que los ausentes no estaban usando su tierra, el impuesto ayudó a obligarlos a vender a los colonos entrantes. Hasta mediados del siglo 20, los impuestos a la propiedad eran el principal medio de financiación estatal y local, por lo que su utilización para generar ingresos para el desarrollo local, mientras se empujaba a los ausentes hacia mucho sentido.

La misma estrategia puede funcionar para las colonias modernas y las centenarias (120 años) como Puerto Rico. Un gobierno de reforma puede gravar fuertemente el valor de los bienes inmuebles, posiblemente con exenciones para los propietarios de propiedades pequeñas. Mejor aún, y mucho más fácil de implementar, grava solo el componente terrestre de bienes inmuebles. Tal impuesto obligaría a los propietarios ausentes a enviar euros o dólares a las colonias. El gobierno podría comenzar a proporcionar servicios y reparar infraestructura. Pero, ¿por qué impuestos inmobiliarios? ¿Por qué no gravar los ingresos o las importaciones? Porque los ausentes y las corporaciones basadas en el extranjero pueden evitar fácilmente los impuestos a la renta mediante una contabilidad divertida. Los impuestos a la mayoría de las importaciones son regresivos y una carga para la economía. El dinero real está en bienes raíces.

Todos menos los gobiernos más primitivos mantienen algún tipo de registro de propiedad, cruda y desactualizada en Grecia, Haití y Puerto Rico. Un gobierno de reforma puede crear fácilmente nuevos mapas catastrales, eso es lo que hizo George Washington cuando inspeccionó las tierras de los nativos americanos. En la era del GPS, es aún más fácil. El gobierno puede colocar las reclamaciones existentes en el mapa. El “propietario” registrado puede ser una sociedad fantasma con sede en las Bahamas, pero no importa. Solo grávalo. Cuando las reclamaciones se superponen, pueden gravarse dos veces, lo que obliga a los propietarios a resolver los límites. El gobierno puede reclamar espacios en blanco, lo que obliga a los propietarios informales ocultos a declararse a sí mismos o perder la propiedad.

¿Cómo debería un gobierno de reforma estimar el valor de la propiedad para gravarla? Esto puede parecer un problema desalentador cuando el mercado inmobiliario no es muy activo (los grandes ausentes no hacen nada en su mayoría) y muchas transacciones son informales. Pero un tasador experimentado puede, de hecho, realizar una tasación razonable de la propiedad caminando y observando la actividad. Una gran ventaja para gravar solamente terrenos es que el valor depende completamente de la ubicación y tiende a variar sin problemas de un lugar a otro. Los propietarios pueden, y lo harán, desafiar sus valoraciones, pero deberán demostrar que la valoración está fuera de línea con la de las propiedades vecinas.

Otra estrategia para obtener los valores de propiedad iniciales es pedir a los propietarios que declaren los valores ellos mismos, con el gobierno teniendo el derecho de comprar las propiedades al valor declarado. El derecho del gobierno a comprar, si se aplica, le quita el incentivo a los propietarios para subestimar el valor.

Una vez que el gobierno impone impuestos, algunos propietarios, especialmente los ausentes, decidirán vender para pagar el impuesto. Estas ventas proporcionarán a los asesores gubernamentales más información, lo que les permitirá realizar evaluaciones más precisas. Mientras tanto, los compradores de la propiedad lo utilizarán, generando producción y empleos.

La acaparación y subutilización de terrenos, propiedades y recursos han afectado los ingresos de las jurisdicciones por la falta de gravámenes que a su vez estimularan la utilización de los mismos, la aplicación de impuestos generará actividad económica adicional producto de un esfuerzo por cubrir los costos asociados a los gravámenes sobre el valor real de las propiedades o terrenos que por décadas han sido mantenidos en desuso. Se estimulará un incremento en los ingresos al erario público producto de las imposiciones contributivas adicionales, así como de la actividad económica que se genera como producto de compraventas o en la reutilización de estas tierras inactivas en actividades económicas o de producción.

Todas estas herramientas y acciones están al alcance y a la mano del Gobierno de Puerto Rico, caen dentro de su marco de acción, legislación y regulación. Sin embargo y contrario a Grecia y Haití, hay otras áreas en las que Puerto Rico, una Colonia política, social y económica carece de las herramientas necesarias y la soberanía para legislar de manera tal que pueda remover leyes coloniales como las de Cabotaje y de Comercio Interestatal que le sirven de ancla, una carga pesada que le impide crecer y desarrollarse a plenitud y para el beneficio de los puertorriqueños. Bajo un Estatuto de Autonomía una Comunidad Autónoma de Puerto Rico dentro de España y la Unión Europea romperá las cadenas coloniales centenarias y proveerá las herramientas y soberanía necesarias para salir del estancamiento económico en que está sumida la isla desde hace ya una década.

Es esencial encontrar una forma de promover el regreso de la diáspora puertorriqueña a la isla, obligar a la utilización de la tierra para actividad económica y no sólo la tenencia o posesión de la misma, esto contribuirá a salir de la crisis económica y de deuda asociada a la remoción del modelo económico colonial de forma unilateral por el Congreso de EEUU, sin proveer alternativa o reemplazo a Puerto Rico. Es aquí donde el estatus de Comunidad Autónoma Española cumple con las expectativas de remover legislación colonial que limita nuestro potencial, proveer estabilidad política,  flujos de capitales e inversión desde España o la Unión Europea y reestablece los niveles de autonomía necesarios para garantizar la adaptación y aplicación de las leyes, programas y alternativas de desarrollo que el pueblo de Puerto Rico necesite y escoja libremente.

Nota de Adelante Reunificacionistas:
La Estadidad Federada NO Remueve las Leyes de Cabotaje o de Comercio Interestatal, Hawaii y Alaska están sujetos a ellas al igual que Puerto Rico.

 

Adaptación y Corrección al Español de la Fuente:

How Colonies Can Liberate Themselves by Taxing Real Estate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: