Las Estatuas de Cristóbal Colón

Compártelo:

Josep Ibarz Gilart


Ante la crisis en las calles de Estados Unidos por el homicidio del afroamericano George Floyd, algunos manifestantes se han dedicado a destruír estatuas de Cristóbal Colón en varias ciudades haciéndolo responsable de la situación en que viven las minorías étnicas como son los hispanos, afroamericanos y los indios. Como el eco de la ignorancia se propaga con mucha facilidad, en nuestro país, la presidenta del grupo de en Común-Podemos al Parlamento, Jéssica Albiach, no ha tardado en pedir también la retirada de la estatua de Colón.

Toda propuesta política debe tener unos fundamentos económicos, sociales, culturales e históricos, pero desde hace unos años se va a golpe de titular de prensa, sin ningún análisis serio. A simple vista podemos ver como el continente americano desarrolló dos modelos de sociedad muy diferentes: la de origen hispano y la anglosajona, aunque el punto de partida fue cometer barbaridades para poder dominar y someter los territorios y su gente. Esto no es patrimonio de ninguna nación y quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Los anglosajones iniciaron desde el primer momento la limpieza étnica de los nativos americanos y no dudaron en luchar contra ellos y encerrarlos en reservas. Hoy, todavía EEUU mantiene la Medalla del Congreso que obtuvieron los soldados del desgraciadamente famoso 7º de Caballería por los hechos de Wounded Knee contra los indios. En un abrir y cerrar de ojos, la población india de Norteamérica pasó sólo en California de 150.000 a 30.000 individuos, pero esto no pasó durante los siglos XVI, XVII y XVIII, sinó en el siglo XIX, tras la consecución de la independencia para parte de EEUU. En ese mismo siglo XIX, la segregación daría pie a la Guerra Civil Norteamericana y, poco después, a la creación del infame Ku Klux Klan (1865).

En la Primera Guerra Mundial los EE.UU. separaba los soldados blancos y los afroamericanos en barracones diferentes, una división por etnia de la que no se tiene conocimiento en los virreinatos españoles, siendo buenos ejemplos Juan Garrido (miliciano español del siglo XVI africano que colaboró en el descubrimiento de La Florida), Eusebio Puello y José Torres Bugallón, dos oficiales mestizos del ejército en el siglo XIX.

La violencia racial en EEUU perdura desde su creación y dudo que pueda cambiar a corto plazo, desgraciadamente. Por eso, es mejor acusar a Colón -un aventurero que buscaba una ruta más corta para llegar a Asia- de todos los males y fomentar la leyenda negra.

El encuentro entre los dos mundos no fue un camino de rosas y se produjo todo tipo de abusos, a pesar de que el objetivo era comercial y misionero y no de exterminio de los indios, como sí ocurrió más tarde en otras latitudes del continente. De hecho, hay constancia de como Colón ordenó y rogó que «no hicieran ningún agravio ni fuerza a ningún indio ni india, y rehusaran hacer injuria o violencia a las mujeres», como relatan los libros y documentos de la época.

En el año 1500 se decretó por parte de los Reyes Católicos los derechos de los Indios y la prohibición de esclavizarlos. La Junta de la Universidad de Salamanca, convocada por Carlos V en 1540, concluye que «tanto el Rey, como gobernador habrian de observar un escrupulosa Respeto a la libertad de conciencia de los indios, así como la prohibición expresa de cristianizarlos mediante la Fuerza o en contra de su voluntad ».

La relación con los nativos era tal que el 24 de julio de 1533 se concedió al hijo de Moctezuma el cargo de Contino de la Casa Real, haciéndolo miembro de la Corte española (sus descendientes serán los fundadores de la Guardia Civil en el siglo XIX).

En el nuevo continente, España construyó más de 700 ciudades en menos de cien años, hoy gran parte de ellas Patrimonio Mundial. También serían creadas las rutas comerciales como la del Galeón de Manila, la más importante del mundo y que beneficiaba económicamente los territorios de Asia, América y Europa.

Pero la nueva sociedad hispanoamericana debía ser culta, de ahí la construcción de cerca de 30 universidades, siendo la primera la de Santo Tomás de Aquino en 1538 en la ciudad de Santo Domingo. Los EEUU deberían esperar a 1779, una vez conseguida la independencia, para disfrutar de su primera universidad, lo que pone de manifiesto que los ingleses lejos de querer construir una nueva sociedad, su interés era la explotación pura y dura. De aquí los hechos que se produjeron en la ciudad de Boston de 1773 y que fueron la espoleta para activar el movimiento independentista.

El mestizaje es elevado en muchos países americanos que estuvieron bajo la órbita española: en Colombia, un 63%; en Honduras, un 96%; en México, un 85%; en Venezuela, un 57%, pero si miramos los dos estados norteamericanos de origen anglosajón (Canadá y EE.UU.), estos no superan el 6%.

Un último dato para remarcar esta diferencia de criterios: España aprobó el matrimonio interracial en 1514, 22 años después de la primera llegada de Colón, mientras que los Estados Unidos no permitieron los enlaces matrimoniales en todos sus estados hasta 1967, 450 años más tarde.

No sé si esto ayudará a entender lo que ocurre con el racismo en EEUU y la reacción virulenta a raíz la muerte de Georges Floyd, pero sí pone sobre la mesa que teóricamente en el país más avanzado del mundo hay muchas carencias por resolver, entre ellas la igualdad entre las personas; pero hasta que no se acabe con el substrato racista se hará difícil erradicarlo.

La otra cosa que sé es que derribando estatuas de Colón no avanzaremos nada. Si buscamos una buena foto y unas buenas imágenes de vídeo, entonces las acciones quedan bien, pero con esto nos quedaremos. El problema, cuando la tormenta apacigüe, seguirá existiendo.

—Josep Ibarz Gilart—


#Reunificacionistas #Adelante #PRexit
🇵🇷 🇪🇸 🇪🇺 Puerto Rico / España / Unión Europea

img_manifesto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas