Historia del Café de Puerto Rico

Compártelo:
G. Flores 🇵🇷 / E. Rubio 🇪🇸 

☕  El café tiene una historia profunda en Puerto Rico, en el 1718 Monsieur Gabriel de Clieux llevó del Jardín de Plantas de París dos arbolitos a la isla caribeña de Martinica y de esta isla pasó a Santo Domingo y Cuba. El café fue importado a Puerto Rico de Santo Domingo el año 1736 y durante los siguientes cien años, la industria del café continuó creciendo, alcanzando su punto máximo en el siglo XIX. (Gabriel-Mathieu Francois D’ceus de Clieu fue un oficial naval francés y gobernador de Guadalupe de 1737 a 1752. De Clieu es célebre por su afirmación de haber introducido el café en las colonias francesas del hemisferio occidental en la década de 1720 y su apoyo a su cultivo.)

Para aquel entonces, los gobernadores determinaron que la isla se encontraba en condiciones geográficas y climáticas adecuadas para la implantación de la semilla. Inicialmente se cultivó en Coamo, luego se incorporó en otros pueblos montañosos. A partir de entonces, se cultiva el café en la provincia de Puerto Rico, uno de los tres principales productos agrícolas de la isla, en segundo lugar a la caña de azúcar y tabaco, convirtiéndose en una de las industrias fundamentales para el sustento y en un símbolo de nuestra cultura que prevalece, próximo a cumplir los tres siglos de presencia en la isla.

cafe

A diferencia de los cañaverales donde la mano de obra era principalmente de negros esclavos, el cafetal se caracterizó por ser su mano de obra eminentemente blanca. No obstante, el auge del café arrancó en el año 1815, cuando el Rey Fernando VII firmó la Real Cédula de Gracia, medida que le dio mayor liberación económica a la isla, y emitió decretos reales invitando a la gente a emigrar a Puerto Rico, la industria cambió. Muchos residentes de Córcega, una isla mediterránea francesa, llegaron a la isla durante el siglo XIX y se establecieron alrededor de la zona agrícola de Yauco, donde se cultivaba café, caña de azúcar y tabaco. En la década de 1860, los corsos que inmigraron a la isla en busca de mejores oportunidades, se establecieron en las montañas y optaron por el café para hacer una vida, con ellos traían capital y familias enteras que se dedicarían a cultivar la tierra; el cultivo del café vino a ser la mejor opción para ellos, lideraban la industria del café en Puerto Rico y el café puertorriqueño se vendía en toda Europa. Con nuevas tecnologías y más trabajadores, Puerto Rico se convirtió en uno de los productores de café más grandes de las Américas y del mundo lo que le dio oportunidad a los hacendados a producir café en grandes cantidades.  

La industria cafetalera se convirtió en la empresa más importante a mediados del siglo XIX. Alrededor de 1860, la industria del café estaba en su pico y fue en ese momento cuando exportaciones europeas comenzaron a crecer, la producción del café en Puerto Rico comenzó a observar una expansión gradual no obstante, fue en la década de 1870 cuando emprendió un aumento acelerado en su producción y venta mundial. En 1890, Puerto Rico fue el sexto lugar del mundo de mayor exportación de café. La Provincia de Puerto Rico era uno de los exportadores principales de café en el mundo (6º) y recibía trato preferencial en el resto de España. En Puerto Rico se hacía el mejor café del mundo, se llamaba café caracolillo, lo hacían con paño de tela y la gente se levantaba de la partida de dominó solo por el olor, eran otros tiempos. Durante este siglo, Puerto Rico disfrutó de prestigio en el mundo del café.



Los cosecheros de la Isla, lo mismo que los de otros países productores en América, aprovechaban el aumento de los precios internacionales. La demanda cada vez mayor por el producto, junto a una reducción de la oferta de algunos de los principales países productores (Brasil, Cuba y Java), invitaban a la producción del grano. En Puerto Rico, los buenos precios mundiales se conjugaron con circunstancias locales favorables a la expansión cafetalera. Entre estas últimas, cabe destacar la abundancia de tierras fértiles y adecuadas para el cultivo y la disponibilidad de mano de obra. Los comerciantes reaccionaron dispuestos a prestar dinero a los cosecheros, lo cual constituyó otro estímulo para la industria local. Además, el cultivo del café tiene la virtud de poder practicarse en todo tipo de fincas. Lo mismo se presta para explotaciones campesinas, que para las estancias, haciendas o plantaciones.


AMARGO NEGOCIO: EL CAFÉ PUERTORRIQUEÑO Y SU COMERCIALIZACIÓN (1898-1918)

Muy pronto, entonces, los cafetales, que requieren mano de obra más intensiva, dominaron los paisajes agrícolas del interior montañoso y las exportaciones puertorriqueñas, así el café se convirtió en el producto líder de la economía provincial, rebasando a la caña de azúcar que ocupaba más tierras y producía menos empleos. Ya en 1886, el valor de sus exportaciones alcanzaba los 4,7 millones de pesos y representaba el 49% del valor de las exportaciones totales de la Isla. Diez años después, las exportaciones de café reportaron 13,9 millones de pesos y constituían el 77% del valor total de lo exportado, Puerto Rico se había convertido en uno de los mayores exportadores de café en América.


Incluyen Datos Estadísticos Agrícolas: Producción, Importación, Exportación para la Provincia de Puerto Rico, Reino de España (1873, 1879, 1888, 1889, 1890*) *Recurrir al de 1890.

Este proceso ha sido bautizado como la “época de oro” del café en Puerto Rico. Ciertamente, la cordillera cafetalera se convertía en el eje de la vida isleña. La actividad económica, el aumento poblacional y la actividad política e intelectual son testimonio de la vida alrededor del “redituable” cafetal.

cafeideal

Para el 1896, la provincia de Puerto Rico logró exportar 586 mil quintales. Fuimos en aquel entonces el cuarto mayor exportador de café en América. El café se introdujo en nuestra cultura, economía y tradiciones. Personas que vivían en las costas, decidieron trasladarse al centro de la isla con el objetivo de dedicarse a la industria cafetalera. Se afirma que era el café que tomaba el Papa en el Vaticano y el Rey de España, pero sin exactitud de su marca. La calidad del café puertorriqueño jamás estuvo en duda, para el gusto europeo el café puertorriqueño era de la mayor calidad. El nombre que hace famoso a Puerto Rico es Yauco”, municipio montañoso del suroeste de la isla. Se tomaba en toda Europa. Sin duda alguna, nuestro café tuvo buena aceptación y fama en el mercado Europeo.

Desde que en la isla caribeña se comenzó a sembrar café a mediados del siglo XVIII este grano de origen árabe aún continúa cosechándose, produciéndose y vendiéndose, tanto a nivel local como internacional.

Cambio de Siglo y Crisis Cafetalera

Lo cierto es que en 1897 el auge cafetalero llegó a su fin. Los precios altos que habían caracterizado los intercambios mundiales del producto cedieron ese año, debido a una situación de sobreproducción mundial. A la creciente oferta de los productores americanos no brasileños, se sumó la renovada y colosal producción del gigante cafetalero del sur (Brasil). Ese aumento productivo coincidió con el estancamiento de la demanda, para manifestarse en una verdadera caída de los precios del grano. La crisis cafetalera del cambio de siglo afectó a los cosecheros de toda la América productora, mas en ese contexto los de Puerto Rico tuvieron problemas particulares, aún teniendo un nicho de mercado en Europa y prestigio como producto de alta calidad.


El Café en Puerto Rico (1935)

La clave para entender la profundidad de la crisis en este caso es el crédito en una isla frecuentemente afectada por los huracanes. El financiamiento era una de las tantas debilidades estructurales de la economía insular, aunque en el caso del café, el problema se manifestaba en forma de endeudamiento excesivo. Los comerciantes habían facilitado créditos a los hacendados, y lo propio habían hecho los hacendados con los campesinos, peones y productores medianos o pequeños en general, Puerto Rico era la tierra del agricultor de pequeña escala, nada de grandes latifundios; creando una cadena de dependencia que, al momento de la crisis, desestabilizó las bases más profundas de la economía del café en la provincia. La crisis provocada por la caída de los precios pareció afectar de un modo particular a las élites productoras. Los hacendados eran los que habían contraído grandes deudas con los comerciantes durante los años de bonanza. La baja en el precio del grano los ponía en grandes aprietos a la hora de cumplir sus compromisos. Muchos de ellos eran víctimas de la especulación excesiva en términos de los precios de la tierra y del producto.

No fueron pocos los hacendados que compraron fincas a precios astronómicos en los 1890 y pidieron prestado contando con producciones que tendrían precios que les permitieran pagar sus deudas . Asimismo, los hacendados fungían como acreedores de los campesinos y estancieros, muchos de ellos sin otra posibilidad de pago que la que el valor de la tierra misma ofrecía. Y era tan poco, que para muchos hacendados el embargo de minifundios no resultaba atractivo.


pr-croplands-1899
Mapa de distribución de cultivos en Puerto Rico (1899)
Mapa: distribución de cultivos en Puerto Rico preparado por Herbert Michael Wilson (1860-1920) para el Servicio Geológico de EE.UU. y publicado en 1899 en el USGS Water Supply Paper No. 32. En el mapa se muestran los cultivos principales de la isla en 1899 como el café; la caña de azúcar y los pastos; el guineo, la china, el tabaco y otros.

Como si fuera poco, una invasión:

Desde que comenzó el conflicto por la independencia de Cuba (en 1895), financiado y promovido por EEUU, el erario de Puerto Rico estaba obligado a contribuir con la causa común española, sangrando los presupuestos insulares hasta extremos insostenibles. Pero en 1898, la Isla fue víctima del hambre y el temor. Primero lo fue con la imposición de un bloqueo económico por parte de Estados Unidos que obstaculizaba la salida de productos puertorriqueños hacia mercados externos y la entrada de productos de primera necesidad; y luego con la aplicación de la tarifa Dingley que imponía aranceles a los productos de Puerto Rico tratandolos como extranjeros a su entrada a EE.UU. Todo esto acabó por alterar la vida puertorriqueña en muchos aspectos.


The Puerto Rico Tariffs of 1899 and 1900.

El café de Puerto Rico pierde su trato preferencial en España tras la invasión ya que las tarifas estadounidenses a importaciones extranjeras (Tarifa Dingley) provoca represalias por parte de toda Europa. Así pues el café puertorriqueño se quedó sin mercado en el que venderse cuando los Estados Unidos le cerraron el acceso a los mercados europeos, tampoco protegieron al café puertorriqueño de la competencia del Brasil, porque los estadounidenses trataron y pusieron aranceles a la importación de los productos de la Isla a EE.UU. como productos extranjeros adrede.


Información Relevante / Relacionada
Editorial de The New York Times 1903

Después del 1899 el monocultivo de caña comenzó a apoderarse de las Tierras con la ayuda de políticas del Gobierno de EE.UU. como:

· Devaluación del 40% del valor del peso provincial puertorriqueño (pérdida del 40% de la riqueza frente al dólar) [*algunos escritos indican 60% devaluación, pérdida 40% del valor frente al dólar (no nos hace sentido, salvo que la moneda estuviese sobrevalorada 20%)]

· Aplicación de la ‘Tarifa Dingley’ a los productos de Puerto Rico exportados a EE.UU.

· Cierre casi total del comercio con mercados internacionales salvo la República Neocolonial de Cuba.

· Usura como método racista de operación en nuevos bancos de Estados Unidos.

· Nuevos impuestos a la propiedad y la búsqueda de préstamos sin capacidad de repago (Bill Hollander)

· Ningún tipo de asistencia disponible para los puertorriqueños tras desastres naturales (huracanes, terremotos, sequías) de cualquier índole.


U.S. Tax Imperialism in Puerto Rico

Todas estas políticas provocaron: desahucios, embargos, hambruna, miseria, hacinamiento, arrabales, desempleo y emigración. El Huracán San Ciriaco (HSC) de 1899 sólo les hizo las cosas más fácil, HSC fue un año después de la invasión (1898) y esas políticas fueron implementadas irrespectivo del nivel de devastación en la Isla, los estadounidenses se hicieron de esta manera poseedores de grandes extensiones de terreno y propiedades expropiadas a los puertorriqueños, y desahuciaron a los trabajadores que previo a la invasión vivían en las múltiples fincas dedicadas a agricultura mixta de labor intensiva, al dedicar la tierra a monocultivo de caña de azúcar que necesita muy poca mano de obra, crearon una crisis múltiple, laboral, migratoria y de hacinamiento en la capital, así se da inicio a los grandes arrabales, focos de pobreza y miseria en los suburbios de San Juan.

A parte de esto, hay que añadir el motivo por el cual el café brasileño lograba hacerle de tal manera la competencia al café puertorriqueño y este era porque el gusto del consumidor norteamericano y el del europeo eran completamente diferentes en cuestión de café, para el gusto europeo el café de la Isla era de la mayor calidad, ya que se prefería un café fuerte que se bebe en tacitas mientras que las preferencias norteamericanas eran completamente distintas.

Además hay que recordar que Brasil cedió dos cruceros protegidos (Abreu, Amazonas), que estaban siendo construidos en astilleros ingleses, comprados apresuradamente por los Estados Unidos durante la guerra del 1898 (Rebautizados Albany, New Orleans por el US Navy) y el gobierno estadounidense debió de otorgar ciertas garantías o privilegios comerciales a Brasil por dicha cesión, entre éstos la prominencia en las importaciones y el mercado estadounidense al café brasileño. Esto aparte de los cruceros encargados por España, que estaban bajo construcción en los astilleros ingleses pero que Inglaterra confiscó y entregó a EE.UU., previo a la guerra del 1898. (Lusos y Brasileños tiene un extendido historial de alianzas con los Anglosajones en contra de los intereses de los Hispanos, españoles o hispanoamericanos).


Crucero «Almirante Abreu», Brasil. Fabricante: Armstrong, Mitchell & Co, Reino Unido. Entregado a EEUU por Brasil, su Aliado en la Guerra Hispano Estadounidense. Rebautizado «Albany»

«Brasil, en diciembre de 1896, contrata a la “Armstrong, Mitchell & Co.” para la construcción de tres cruceros, el “Barroso“, que daría nombre a la clase, el “Amazonas” y el “Abreu“.

 En abril de 1897 es comisionado el primero de los cruceros, el “Almirante Barroso“. Las construcciones del “Amazonas” y el “Abreu” fue más dilatada.

En abril de 1898 se cancela la compra de las dos últimas unidades debido al desencadenamiento de la Guerra Hispano-Estadounidense. Brasil decidió dar apoyo a la armada norteamericana y para esto le vendió ambos buques.

En enero de 1899 fue lanzado el “Abreu“, ahora renombrado como “Albany” y en mayo de 1900 se incorporó a la US Navy. Su gemela “Amazonas” fue incorporada como “New Orleans“.«

La invasión y ocupación de la Provincia de Puerto Rico por Estados Unidos destruyó la otrora muy fuerte, vigorosa y famosa Industria Cafetalera de Puerto Rico y la redujo a una sombra, tan sólo el reflejo de lo que era. Noticias de las penurias de la economía isleña siguieron llegando durante los años siguientes a la invasión estadounidense.

El cierre del comercio marítimo, la limitación del transporte de mercancías a la exclusividad de la marina mercante estadounidense y la devaluación subsiguiente de la otrora moneda provincial fueron medidas del gobierno estadounidense que en NADA procuraban el bienestar y la prosperidad económica de su recién adquirida colonia ni de los puertorriqueños, al Estados Unidos. cerrarle los mercados internacionales a la Isla mostraron su afán de destruir nuestra economía y reducirla a la dependencia colonial de las importaciones de excedentes de EE.UU.

Estados Unidos NO Procuró el bienestar de los puertorriqueños al invadir la Provincia de Puerto Rico, sino el suyo propio:

¨El Negocio Ante Todo¨

Actualmente, entre los tipos de granos de café que se cosechan en Puerto Rico son: robusto por su clima, arábigo porque es más dulce, chocolatoso que impacta menos el paladar del tomador y excelsa. En contraste, Puerto Rico, a pesar de su historial cafetalero, actualmente solo produce el 30 % del café que se vende en la isla, mientras que el resto es importado. Nuestro café siendo uno de los mejores del mundo desapareció del panorama mundial y ahora es un café desconocido fuera de nuestras fronteras isleñas. Hoy día Brasil, Colombia y Honduras son los líderes de producción de café en Iberoamérica. Recientemente existen intentos de multinacionales estadounidenses para reemplazar la semilla de café local por una semilla patentada, de su propiedad y así dominar y controlar a los agricultores y al mercado de cultivo de café en la Isla.


Incluyen Datos Estadísticos Agrícultura, Comercio e Industria. Café, Azúcar, Tabaco: Reformas, Educación, Producción, Importación, Exportación para la Provincia de Puerto Rico, Reino de España

#Reunificacionistas #Adelante #PRexit
🇵🇷🇪🇸🇪🇺 Puerto Rico / España / Unión Europea

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas